Opinión. Sobre el proyecto de ley 311

El pasado 13 de octubre se aprobó en tercer debate, por parte de la Asamblea Nacional, el Proyecto de Ley No 311, ‘que crea el marco legal regulatorio para el acceso a servicios de salud y medicamentos mediante la compensación de costos, en beneficio de pacientes asegurados y no asegurados en las diferentes instalaciones de salud de la República de Panamá’.

A pesar de contar con un título tan largo, el documento recién aprobado sólo cuenta con 4 artículos y provocó de inmediato el rechazo de gremios médicos como AMOACSS y AMEHST, de funcionarios de la CSS y de jubilados, los cuales han pedido al Presidente que no la sancione y han amenazado, incluso, con huelga general, de ser avalada por el Ejecutivo. También se oponen la Junta Directiva de la propia Caja y la Cámara de Comercio, acusándola de inconsulta.

Y no es para menos porque, aún cuando este Proyecto aprobado pretende garantizar un sistema único de salud con acceso universal a ella por parte de todos los panameños y panameñas, lo cierto es que hace recaer en la CSS, es decir, en los cotizantes, el costo de esa atención, sin que se establezca con claridad cuál es la responsabilidad real del Estado en ese sistema de compensación entre la Caja y el Ministerio de Salud, lo cual a la larga genera el desfinanciamiento de la primera.

No se dice, por ejemplo, cuál sería el mecanismo expedito para asegurar el cobro inmediato al empresariado y al Estado de las cuotas adeudadas, que hoy suman muchos millones de balboas.

En el fundamento de derecho de dicho Proyecto aprobado, los diputados citan los artículos 109, 110, 111 y 115 de la Constitución Política, pero se les olvidó el seguro de desempleo que está consagrado en el artículo 113 y siempre ha sido letra muerta; así como también el 116, que obliga a la consulta ciudadana y comunitaria en los diversos planes y programas de salud.

Curiosamente, el Director de la CSS hace anuncios catastróficos de agotamiento de los fondos, critica el Proyecto y abona el terreno para el diálogo que al respecto convocará el Presidente el próximo mes de noviembre.

No queremos pensar que la reciente aprobación de la Asamblea lo que ha buscado es generar el caos, con el propósito de legitimar el diálogo presidencial en ciernes.

Por: Anayansi Turner. Docente / Defensora de los DDDHH.

Las opiniones publicadas son responsabilidad del autor. No necesariamente del gremio.

Leave a Reply

Your email address will not be published.