Panamá y la futura crisis del dólar

El tema de la inestabilidad del dólar y de su posible caída como producto de una próxima crisis financiera es recurrente en la literatura económica de los últimos 30 años e incluso antes. Lo cierto es que la Reserva Federal  desde 1987 ha estado emitiendo dólares para apoyar a los mercados financieros y no a la economía real modificando el papel fundamental del mismo de solo servir como prestamista de última instancia.

Para Panamá que es una economía dolarizada como producto de un desarrollo que se inicia con la construcción del ferrocarril a mediados del siglo XIX y que se consolida con el convenio Taft de 1904 que legaliza la circulación del dólar, la buena o mala salud de esta divisa debería ser motivo de atención por parte de las autoridades económicas.

Esta emisión ilimitada de dólares por parte de la Reserva Federal se traduce en una depreciación del valor del dólar y en el caso de Panamá para el ciudadano de a pie se  expresa en una permanente alza del costó vida.

Para Stephen Roach, que fuera Secretario de Trabajo del presidente Bill Clinton, solo entre el 2002 y el 2011 el valor del dólar bajo un 28% y en la década de 1980 bajo casi un 33%. Lo cierto es que muchos economistas y analistas en temas prospectivos anticipan una caída en picada del dólar en los mercados internacionales porque la economía de EU ya no tiene el peso suficiente para seguir emitiendo la moneda mundial.

En 1945 EU represento el 50% de la economía mundial y cayó a poco más del 30% entre 1980 y el años 2000. Hoy EU representa menos de 25% apenas superando a la Unión Europea 22% y China con cerca del 18%.

Por otro lado está el Dilema de Triffin que establece que ningún país puede por si sólo puede asumir la responsabilidad de emitir la moneda mundial porque somete a su economía a un déficit estructural de su balanza de pagos. Y esta es la razón de los grandes déficits comerciales con países como China y Alemania.

Lo anterior nos revela que la condición del dólar como moneda mundial se mantiene por razones políticas y no por razones económicas y el acuerdo político de 1974 con Arabia Saudita que tasa el precio del petroleo en dólares resulta insuficiente porque la actual depresión económica ha reducido al mínimo la demanda de petróleo. A lo anterior se suma que EU ha utilizado el dólar como arma económica contra el resto del mundo lo que desnaturaliza el objetivo de ese privilegio desorbitado que le concedió a EU la comunidad internacional.

Por estas y otras razones los días del dólar como moneda mundial están por llegar a su fin. No se sabe a ciencia cierta cuando se dará. Lo que si se sabe es que es inevitable.

Miguel Ángel Ramos Estrada

Las opiniones publicadas son responsabilidad del autor. No necesariamente del gremio.

Leave a Reply

Your email address will not be published.