La educación y la oligarquía en Panamá (Opinión)

La República de Panamá posee una de las más grandes desigualdades sociales y económicas del mundo. El sistema tributario panameño se basa en la ‘inequidad’ fiscal, el cual está lleno de incentivos y reducciones tributarias a empresarios, pero con cargas tributarias de impuestos a profesionales y trabajadores, además de tributos indirectos al consumo general de los ciudadanos.

En Panamá, los sectores empresariales encabezados por la Cámara de Comercio y la APEDE se opusieron tajantemente a cualquier aumento de impuestos en los sectores que ellos representan. La excusa como siempre es que la economía se vendría a pique. Traducido al lenguaje panameño: no les importa si las jubilaciones de estos viejos pobres les alcanzan o no para comer, no me aumentes los impuestos a los que más gananamos. (Beluche, 2018).

Este sociólogo panameño, afirmó que… “De acuerdo al Banco Mundial, nuestro país está entre los 6 más desiguales de Latinoamérica, y entre los 10 más desiguales del mundo. En Panamá, en 2015, el 10% de las familias más ricas tenían ingresos 37 veces superiores al 10% de las familias más pobres. Esto nos habla de la injusticiasocial y el alto grado de desigualdad que padece nuestro pueblo.”

Con la llegada del neoliberalismo a Panamá, los empresarios han aumentado sus ganancias, mientras el sueldo que  reciben los trabajadores y los beneficios del trabajo ha disminuido o en muchos casos desaparecido. La enorme brecha social en Panamá ha venido aumentando a pesar de un ascendente  crecimiento económico y las diferencias sociales perseveran.
La educación en Panamá es muy deficiente.

Los maestros tienen que enseñar en unas condiciones deplorables. En las zonas rurales, las escuelas son ranchos y los maestros tienen que enseñar simultáneamente distintos grados (Escuelas multigrados). Además muchos niños abandonan la escuela a temprana edad para ayudar a sus padres en  las labores agrícolas. La educación rural en Panamá se complica ya que en la mayoría de los casos, los estudiantes tienen que caminar largas distancias desde sus hogares hasta la escuela.

En las comarcas indígenas la educación es de pobre calidad. Su fin primario es la conservación de su cultura y procurar  mejorar sus condiciones de vida en toda la República de  Panamá. El logro de la educación de estos pueblos originarios confronta muchas dificultades. En primer lugar es muy difícil reclutar maestros bilingües capacitados para laborar en estas regiones o comunidades. El maestro tiene que conocer la cultura, las costumbres y tradiciones de estos pueblos.
El presupuesto asignado para la educación de los pueblos originarios es muy exiguo. De hecho el presupuesto asignado al Ministerio de Educación es exiguo.

Panamá, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), invirtió en el sector educativo el 3.3% del producto interno bruto (PIB), un porcentaje inferior al promedio de Latinoamérica y el Caribe y prácticamente la mitad del porcentaje asignado a esta cartera contemplado en nuestra Constitución.

La característica básica en Panamá es la concentración del poder político y económico en manos de unos pocos que obtienen de ello muchos beneficios personales, y la exclusión de la mayoría de los ciudadanos. El poder oligárquico lo integra la burguesía comercial y terrateniente, proyectada en el interior a través de relaciones sociales de compadrazgo y caciquismo regionales.

Esta clase ha demostrado que es muy corrupta.
Los miembros de la oligarquía en Panamá, educan sus hijos en colegios privados bilingües. Para cursar estudios universitarios estos hijos son enviados a estudiar en las mejores universidades de Estados Unidos o de Europa. La educación que reciben es una de corte neoliberal y desnacionalizadora. A su regreso a nuestro país, se insertan en la banca, en grandes compañías familiares, en altos puestos en el Gobierno  y en otras labores propias de la oligarquía en Panamá.

Autor: Dr. Carlos Pérez Morales. Historiador

Las opiniones publicadas son responsabilidad del autor. No necesariamente del gremio.

Leave a Reply

Your email address will not be published.