El retorno a clases, una bola de humo para ocultar temas y problemas de fondo, en el contexto de la pandemia y la post pandemia

Este 31 de mayo, el Ministerio de Educación y otros sectores interesados en distraer la atención sobre los verdaderos temas y problemas que vive la educación y la población panameña en Pandemia, iniciaría su “retorno a clases semipresenciales” con 100 escuelas que repentinamente serán sólo 78. Este retorno tiene más de dos meses de estar siendo cacareado en los medios de comunicación y se presenta como la acción estrella de la institución que rige la actividad educativa del país. Ello ha permitido que la sociedad -más no los gremios docentes- acepte con cierta complacencia los cambios, simulaciones y rejuegos de intereses que se vienen dando en el MEDUCA.

Poner todos los reflectores sobre la reapertura de cien centros escolares es un verdadero insulto a la inteligencia, pues es muy amplia y profunda la crisis educativa en el país. Y es que estos centros apenas concentran una matrícula de unos 13,589 estudiantes que representan el 1.5% de la matrícula de este año 2021, y comprometen apenas a unos 460 educadores que representan el 1.0% de los docentes activos. Ahora con la resta de 22 escuelas (por lo menos provisionalmente) la “reapertura semipresencial” es aún menos resplandeciente.

Salta a la vista que el MEDUCA quiere ocultar la historia del impacto de la pandemia en la educación panameña.

Un ejemplo de ello lo podemos apreciar al revisar las estadísticas publicadas por el MEDUCA sobre el desempeño del año escolar 2020 y su significado. En efecto según su publicación estadística oficial, las deserciones escolares en el 2020 fueron inferiores a la de los 5 años anteriores.

Incomprensiblemente luego de haber aceptado una deserción interanual de unos 60 mil estudiantes en el 2020; ahora resulta que del año 2019 al año 2020 los estudiantes desertores pasaron de 14,023 a 11,584 para una disminución absoluta de -2,439 deserciones y una reducción porcentual o relativa del -17.4 %.

Mientras esta fanfarrea pasa, en el MEDUCA se están produciendo cambios que no son objeto de consulta ni debate, algunos de los cuales responden a los intereses y visiones de las ONGs y de tecnócratas que ofrecen un nuevo cielo en la educación panameña.

También están quienes simulan cambios e innovaciones, que no son más que cambios de nombre, a viejas responsabilidades.

En esencia, la incorporación de estos proyectos y programas simulan cambios de fondo, pero como en los gobiernos anteriores, no cuentan con una visión evolutiva, presupuesto, recursos humanos etc. Un ejemplo de ello sería el “Plan de Apoyo Socio-emocional (PASE)”, “CONESCUELA” etc. que -llegando desde afuera- no hacen sino destruir el poco orden que queda en el sistema educativo panameño precisamente por la intrusión de tantas improvisaciones que a menudo no son más que el negocio de alguien.

Esta estrategia del MEDUCA coincide con la estrategia más general del gobierno de mantener a la opinión pública pendiente de unos pocos problemas de cuya importancia no dudamos -como lo son las vacunaciones- pero cuya ventilación exagerada no permite ver el alud de temas y problemas sobre los que debería estar pendiente la población, como lo son los nuevos niveles de pobreza (especialmente urbana), la cancelación progresiva de los subsidios a la población, la actuación usurera de la banca, la retoma del proyecto de explotación minera contra nuestros recursos, que existe desde 1997 etc.

Bajo estas circunstancias, es difícil -sino imposible- el que la sociedad panameña y los actores del proceso educativo confiemos en el MEDUCA y el gobierno en general.

Es en este contexto en que los docentes del país debemos mantener nuestra independencia y criticidad. Por ello y en nuestro rol de defensores de la educación nacional- nos reservamos el derecho y tenemos la obligación de reagruparnos para poder llevar de manera consecuente y efectiva esa labor de custodia.

Equipo de investigación AEVE

“Quien no se atreve a lucharno merece educar”

Leave a Reply

Your email address will not be published.