Comunicado de la Unión Nacional de Educadores de Panamá UNEP

El anuncio del reinicio del año escolar para el lunes 20 de julio del presente año ha tenido que ser obligatoriamente en la modalidad a distancia, ante el peligrosísimo incremento de las cifras de la pandemia, producto directo de la apertura de los bloques 1 y 2 y del no me importa de un sistema indolente de transporte, que, en las dos provincias más afectadas, han sido un foco masivo de contagios en su variante de piratas, Coasters y Caterpillars, que no respetan norma sanitaria alguna.

Detrás de esta tragedia, está la inhumana voracidad de ganancias de la clase económicamente pudiente y de un gobierno que prefirió poner un cerco de hambre de unos insuficientes 80 balboas a las mayorías desposeídas, mientras le entregaba a la banca más de 1,500 millones en línea de crédito, que tendremos que pagar esta generación de panameños y las que todavía no han nacido, a la vez que practicaba a sus anchas, en tan dramáticas circunstancias, el más vil pecado de la corrupción.

Un millón 250 mil nacionales y residentes extranjeros están sin ingresos, lo que hace peligrar la continuidad de aprendizajes a distancia de las hijas e hijos de esas familias, que no cuentan con la solvencia para sufragar ningún gasto más allá de la ya escasa comida. El experimento que ustedes impulsaron a lo largo del país, de clases por plataformas virtuales en algunos planteles, ha ratificado que la brecha digital corre paralela a la brecha social, pues quedaban sin conectarse gran cantidad de estudiantes.

La Comunidad Educativa Nacional demanda de la Ministra de Educación y del presidente Laurentino Cortizo, cuatro medidas obligatorias para no dejar atrás a una parte significativa del estudiantado, que además de vivir en pobreza multidimensional, se quedará sin educarse y sin futuro, a saber:

1. Dotación en aquellos lugares donde exista señal de internet banda ancha, de tabletas o laptops, a quienes no dispongan de dispositivos, responsabilizando a cada acudiente de su uso y cuidado, para ser devueltos a sus centros educativos cuando termine el año lectivo, y así se les pueda dar el mantenimiento requerido para nuevo uso. Incluso ver la posibilidad por región educativa de incorporar en las tabletas o computadoras, alguna aplicación que contenga no sólo las guías de estudios o currículum emergente, sino también el desarrollo de los contenidos, de tal manera que las actividades didácticas, se resuelvan a través de la modalidad a distancia o no presencial, ya programadas por asignatura y nivel.

2. Ofrecer servicio gratuito de internet en todas las comunidades con señal, liberando la banda ancha, para que puedan conectarse quienes, golpeados por la crisis, corren el peligro de verse excluidos del proceso de aprendizaje. La plataforma que se vaya a utilizar debe ser accesible hasta por medio de celulares, para llegar al mayor número de alumnos. Hay que mantener las buenas relaciones entre docentes, administrativos, padres de familia y estudiantes ya que esta modalidad de enseñanza necesita mucha empatía y trabajo en equipo.

3. Continuar y acelerar la capacitación docente en el uso pedagógico de radio, televisión y medios virtuales, para lo cual cuenta con 1,200 maestros y profesores de informática, así como otros 5000 docentes que previo a la pandemia tenía dominio de aprendizaje en espacios virtuales. Ellos podrían, de manera tranquila y pedagógica, culminar la capacitación de los 30,000 faltantes.

4. Solicitar a la ASEP la revisión y reforma de la Ley N°24 del 30 de junio de 1999, “Por la cual se regulan los servicios públicos de radio y televisión, para permitir las radios comunitarias en las comarcas y áreas de difícil acceso, además de los servicios de telefonía.

Existen regiones apartadas en las que las compañías telefónicas nunca cumplieron sus contratos y no cuentan con señal. En ellas correspondería ese uso de radio y televisión combinados con cartillas, entendiendo que, en esas regiones apartadas, por el poco nivel de escolaridad en las familias, es más imprescindible el docente, pero que hoy por efecto del incremento sostenido de la pandemia, su entrada a esas regiones puede diseminar el contagio en poblaciones en riesgo. Este factor impone considerar una entrada posterior al mes de julio, con un calendario diferenciado, juntando dos años en uno.De no cumplirse estas condiciones, estarían condenando a miles de estudiantes a la deserción escolar.

EDUCACIÓN A DISTANCIA, EQUIPARACIÓN DE OPORTUNIDADES Y CALIDAD EDUCATIVA PARA TODOS“UN EDUCADOR UNIDO, JAMÁS SERÁ VENCIDO”

Profesor Alexis Cazorla Secretario General ASEE-IPHE Coordinador de UNEP.

Leave a Reply

Your email address will not be published.